fbpx

Pre-inscripción

Pre-inscripción

 

Ver formulario

Actualizar datos

Actualizar datos

Egresado, actualiza tus datos

Ver formulario

Buzón QRSF

Buzón QRSF

 

Ingresar

Correo

Correo

Correo Institucional

Ingresar

Contáctanos

Contáctanos

 

Ver formulario

Aula Virtual

Aula Virtual

 

Ingresar

La discapacidad ha hecho que algunas personas adopten la creencia de que no pueden desempeñarse “normalmente” en diferentes áreas de su vida, tras el estigma social que se crea. Pero en la mayoría de los casos, los límites solo existen en la mente.

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la discapacidad es “la condición de un discapacitado”, que hace referencia a aquella persona que carece de alguna de sus extremidades. Pero, hoy en día, es común encontrarse con la llamada discapacidad mental.

Tanto la “discapacidad” física como la mental han hecho que las personas que la viven adopten la creencia de que no pueden desempeñarse “normalmente” en un oficio específico y que por lo tanto, no podrán tener un rendimiento óptimo en un trabajo.

Según un artículo publicado por la revista Forbes México, una de cada cinco personas en el mundo tiene alguno de estos dos tipos de discapacidad, que con este pensamiento, lo que han logrado es que no sean contratadas por las empresas, pues de entrada se limitan y eso es lo que proyectan.

Y es que precisamente, para algunas de las personas con discapacidad física, su desarrollo en la parte profesional, laboral o en otra área de su vida, ya no será igual por su “condición”; las oportunidades se tornarán escasas y es aquí cuando puede sumarse la limitación mental.

Sin embargo, hay casos en los que vivir una situación difícil -hablando de la discapacidad física o mental- se convierte en el trampolín para crecer, aprender y sacar lo mejor de ellos, al punto de lograr cosas sorprendentes en diferentes áreas, cosas que para la sociedad son humanamente imposibles como, por ejemplo, hacer triatlón sin un brazo o surfear sin piernas.

Esto es algo que no suena sencillo, pero quienes lo han hecho han tenido que pasar por un proceso físico, mental y hasta espiritual para lograrlo. Y ha sido aquí, en donde la discapacidad puede verse “como la capacidad de hacer las cosas de una manera distinta a lo que una persona completamente normal, las hace”.

Es decir, que aun con la “discapacidad” y con los retos mentales que puedan venir, las ganas de trascender y tener un propósito definido, hará que día a día estás personas no se queden en su limitación si no que enfrenten con optimismo sus retos.

Tomado de: https://www.finanzaspersonales.co/trabajo-y-educacion/articulo/los-limites-de-la-mente/80036

Leave a comment

Noticias

Somos una institución de educación superior

con Certificación de Calidad ISO 9001:2008