En 2003, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) empezó a celebrar el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. En esta cita anual que tiene lugar cada 28 de abril, se pretende promover la prevención de los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo. Es una campaña de sensibilización dentro de la estrategia global de la OIT destinada a centrar la atención internacional sobre la magnitud del problema y sobre cómo la creación y la promoción de una cultura de la seguridad y la salud puede ayudar a reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

En el presente año 2023, el lema elegido es «Trabajemos juntos por un futuro saludable», que destaca la importancia de fomentar la colaboración entre empleadores, trabajadores y autoridades en la creación de espacios laborales seguros y saludables.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, la seguridad y salud en el trabajo han cobrado mayor relevancia, y se ha puesto de manifiesto la necesidad de garantizar la protección de los trabajadores frente a los riesgos biológicos, así como de implementar medidas preventivas y de higiene para evitar contagios.

Además, es fundamental seguir trabajando en la prevención de accidentes laborales y enfermedades profesionales, fomentando la cultura de la seguridad y la salud en el trabajo y promoviendo la formación y el desarrollo de habilidades en este ámbito.

En este día de la Seguridad y Salud en el Trabajo, es importante reflexionar sobre la importancia de trabajar juntos para garantizar un futuro saludable para los trabajadores, y reafirmar el compromiso de todos los actores implicados en la promoción de espacios laborales seguros y saludables.

Un entorno laboral seguro y saludable es un principio y un derecho fundamental en el trabajo